sábado, 28 de mayo de 2016

Fuerza, protección y fe del arcángel Miguel

Que el poder de Dios que todo lo arregla se haga presente en nuestras vidas hoy.
¿Qué madre o padre no quiere tener el poder para proteger a sus hijos de cualquier daño y peligro?  ¿Quién no quiere la fe que mueve montañas?
Una de las grandes cosas que más necesitamos actualmente es fe, fortaleza espiritual,  confianza, liberación de energías densas y de baja frecuencia y protección.

¿Quién como Dios?
Ese es el significado del nombre de Miguel, arcángel supremo, líder de los ejércitos del cielo, representante del poder de Dios en esta tierra; el gran purificador que somete a la oscuridad y la libera convirtiéndola en luz. Miguel es el arcángel de los imposibles.
Miguel es la condensación del poder divino, la fuerza, la fe, confianza y la protección. El acude a nuestro llamado, sólo depende de nosotros que lo invoquemos y nos abramos a recibir su poderosa radiación.

Te invito a elevar tu energía, física, emocional, mental y espiritual, para que seas canal y voluntario de este inmenso ser de luz; recibas su fuerza y la expandas a otros. Si estás leyendo esto es porque sí puedes.

Empieza por lo físico.  Un baño de limpieza de aura te ayuda a elevar tu frecuencia, te relaja y te prepara para conectarte más con tu ángel, tu Yo Superior o Ser Crístico y con los ángeles y arcángeles.

En un envase con agua corriente, coloca un poco de sal marina, alcohol y vinagre. Pídele a tu ángel que esos elementos limpien tu cuerpo físico y aura. También puede ser un baño de pétalos de rosas o con esencias de rosas, mastranto, coco, lavanda o limón, busca con tu intuición qué es lo más adecuado para ti.

Pon una música que te relaje. La música instrumental suave, cantos religiosos o mantras ayudan a subir la vibración y a limpiar el lugar. Comparto ésta que te ayudará a conectarte con elarcángel Miguel 

Usa un incienso o una vela dedicados al arcángel Miguel.  Afirma: así como enciendo este fuego, que se encienda la llama espiritual que me permite conectarme con el arcángel Miguel y sus ángeles. Que se encienda la luz de la fe, la paz y el amor en mí; la luz que eleva mi conciencia hacia mi Divinidad.

Decreta, como hijo de Dios que eres, que sólo la luz te rodea y te forma una esfera que solamente permite salir de ti lo que no te sirve y llegar únicamente las bendiciones de Dios.

Visualiza una luz azul que te rodea y otra dorada que se extiende en el sitio donde estás hasta cubrirlo con la protección divina.

Invocación
Arcángel Miguel, te invoco, te pido que cortes con tu espada de luz azul todo lo que necesite ser removido de mi aura y mis cuerpos. 

Corta, disuelve y libera toda energía desfavorable que me esté afectando en este momento.

Arcángel Miguel delante de mí.

Arcángel Miguel a mi derecha.

Arcángel Miguel detrás de mí.

Arcángel Miguel a mi izquierda. Arcángel Miguel arriba, y dentro de mi esfera de protección.

Arcángel Miguel acudo a ti para que aumentes mi fe y fortaleza, incrementa mi confianza.

Acudo a ti para que intensifiques tu protección divina para mi, mi familia, mis asuntos. Cúbreme con tu escudo protector.

Corta con tu espada las ataduras a lealtades inconscientes que me aten al pasado.

Corta con tu espada los apegos a ideales y a creencias que ya no sirvan a mi bien más elevado y al bien de los que me rodean.

Corta los miedos, angustias, temores, incertidumbre que perturben mi alma.

Corta y libera todo lo que haya hecho o dejado de hacer, en ésta y otras vidas, que haya contribuido a lo que se vive en mi país hoy.

De mi corazón sale un rayo de luz al centro de tu ser. Veo con los ojos de mi mente cómo de ti sale un rayo de luz azul, plateado y blanco que crea un puente de luz entre nosotros.

Gracias por tu presencia, apoyo y protección.

Unidos
Arcángel Miguel acude al llamado que hacemos en este día y hora por toda Venezuela y Ecuador; por toda América, por todo el planeta.

Fortalécenos. Danos la inmensa energía divina que nos permite ver con serenidad las actitudes, pensamientos y emociones que no nos sirven. Danos la fuerza para vernos y ver a todos los demás con bondad. Danos la fuerza de tu espíritu para mantenernos firmes en la convicción  de que todo lo que estamos viviendo tiene un propósito y es para nuestra evolución; darnos la fortaleza para no caer en la desesperanza, desgano y desidia, ni en odios y resentimientos; danos tu fuerza para emprender las acciones necesarias para nuestro mayor bien.

Nos unimos a tu energía y decretamos, como hijos de Dios que somos: Yo soy la fe inquebrantable; yo soy la confianza absoluta en la protección divina y el cumplimiento del plan divino para mí en esta vida, y para mi país.

Nos presentamos ante ti como voluntarios, prestando nuestra mente y emoción para ser canales de la voluntad divina; que pedimos se manifieste en la realidad física. Sabemos que al imaginar tu luz azul, que se enciende en nosotros y sale de nosotros al mundo, estamos expandiendo esa energía real.

Anclamos tu poderosa radiación en nuestra mente y mis asuntos, y desde nosotros se expande a todo lo que contactemos este día. Tu fe y fortaleza se manifiestan en nuestras palabras y acciones y contagian a todos los que nos rodean.

Clava tu espada de justicia divina en nuestra tierra. Con gratitud, vemos cómo desde tu poderosa presencia se extiende la luz que despierta las conciencias de todos los que habitan este continente.

Miles de millones de tus ángeles encienden espadas de fuego de purificación y justicia y la siembran en cada ciudad, cada montaña, cada parte del país. Tu fuerza purificadora se expande ya.

Tu poderosa Cruz de llama azul se hace presente en nuestras tierras, actuando como pilar de liberación y protección, autosostenido hasta que veamos su manifestación en la realidad física. Hecho está.

Tu escudo y tu cúpula de luz azul divina rodean a nuestros seres queridos. Tu espada multiplicada forma una muralla de protección alrededor de nuestros hijos; tu luz se enciende en sus corazones. Bendecimos y decretamos tu presencia protectora con nosotros. 

Gracias arcángel Miguel, gracias.

domingo, 15 de mayo de 2016

Sí puedes recibir más abundancia


Angel-de-la-abundancia-3


Un tema clave hoy: la abundancia material, la conciencia de prosperidad, confianza en la provisión divina, conectarse a la fuente espiritual de la prosperidad, en medio de crisis colectivas.
Para tener abundancia es necesario analizar el sistema de creencias y ver los pensamientos que son negativos, limitantes y saboteadores, señala Bob Mandel, pionero en el trabajo del desarrollo personal y la autoestima, quien añade que para vivir en riqueza "se requiere que el bienestar espiritual se manifieste materialmente".
Entre las creencias que necesitamos dejar en el pasado figura aquella de que la riqueza es finita, que hay que quitarle a unos para darle a otros, que si tú no tiene es porque a alguien tiene de sobra.
Otra creencia generalizada hoy en día en Venezuela es que la crisis externa es más fuerte que nosotros mismos; que te anula tus potencialidades como hijo de Dios, que sólo cambiando el gobierno tú puedes avanzar en tu vida. Si sigues creyendo así, seguirás en crisis individual. Obviamente, el entorno influye, la crisis existe. Pero tú puedes avanzar, aunque no sea con la fuerza y rapidez con la que lo harías en otro entorno.

Tú puedes. En medio de la crisis puedes conectarte con tus recursos internos, inventar otros, "enchufarte" más arriba, directo como hijo del dueño de la riqueza del universo. Sí puedes.

Fundamento espiritual
"Dios da todo a todos. El fundamento espiritual de la riqueza es la conciencia de que Dios es generoso y no pichirre. Nuestro trabajo es aprender a recibir su abundancia y compartirla con nuestros congéneres en una sociedad justa y equitativa. El propósito de la verdadera riqueza no es tener más que tu vecino, sino que haya para todos, de manera que cada uno de nosotros pueda vivir una vida rica", añade este destacado renacedor y conferencista norteamericano.
Para Mandel, siempre vivimos en abundancia; en especial de eso en lo que centramos la mente. Si nos enfocamos en la lucha y la carencia, manifestaremos mucha lucha y escasez. "Es por eso que es práctico y rentable enfocar la conciencia en abundancia de lo fácil, cómodo, placentero y próspero".
Es un reto sí. Es un reto hoy en Venezuela, pero sí podemos. Hazlo hoy, un paso a la vez. Cuida lo que digas hoy; haz ayuno de las palabras escasez, y todas las relacionadas con ella. 
Haz afirmaciones, con la mente enfocada en lo que sí tienes hoy. haz un inventario de lo que sí tienes en tu casa y en tu vida.
Agradece a Dios, pide al arcángel Uriel. 
Visualízate viviendo con mucha abundancia. Siéntelo.
Comparte, sin miedo a no tener.
Conéctate con la madre naturaleza, no deja de dar flores, frutos, aire, sonido, luz, amor en este instante. Observa los árboles con frutos, miles de mangos por todas partes...

La magia existe; da y seguro regresará a ti con abundancia eso que diste y más.

Recuerda a Jesús, sí multiplican los panes, El sigue multiplicando los panes y los peces. 

Recuerda la oración de Sta Teresa:
Nada te turbe, nada te espante.
Todo pasa. Dios no se muda.
La paciencia (y la acción, añado yo) todo lo alcanza.
Quien a Dios tiene, nada le falta.
Pronto daré el taller AVANCE MATERIAL Y ESPIRITUAL EN LA VENEZUELA DE HOY, con el enfoque de las constelaciones familiares. información: email: leonteresa7@gmail.com
Necesitamos subir de vibración, alcanzar una masa crítica que nos impulse a todos. Al avanzar tú, avanzamos todos.
El lado espiritual de lo que estamos viviendo en el país es básico.
Un abrazo grande para ti.
Teresa

lunes, 18 de abril de 2016

Cuándo buscar ayuda terapéutica profesional




Por Teresa León
"Yo no estoy loca para ir a terapia"; "si saben que fui a una consulta de psicología o psiquiatría desconfiarán de mí". Afortunadamente, frases como éstas serán cada vez menos frecuentes.
En esta era de la información, gracias a Dios, abundan los datos sobre la extensa gama de opciones de psicoterapias, terapias alternativas y modelos de desarrollo humano que están disponibles en la mayoría de las ciudades.

Considero un avance que las personas puedan decir abiertamente que están asistiendo a una terapia psicológica, o una ayuda profesional del área del desarrollo humano.  Es parte de nuestra inteligencia emocional reconocer que somos seres complejos y que podemos pedir ayuda.

Las personas que han sido diagnosticadas con algún trastorno o enfermedad mental requieren de la asistencia de psicólogos acreditados y de la medicación suministrada por psiquiatras.
Sin embargo, no es necesario estar enfermos para acudir a un especialista de la salud mental. Las personas sanas también necesitan ayuda en algunos momentos de sus vidas y se benefician enormemente del trabajo tanto de psicólogos y psiquiatras, como de orientadores, coaches y otras personas certificadas en el área del bienestar y el desarrollo humano.

Así como se debe atender una gripe antes de que se convierta en neumonía, las dolencias del alma hay que atenderlas a tiempo.

Buscar ayuda no es debilidad ni falta de inteligencia; todo lo contrario.

Hay situaciones que pueden afectar la estabilidad emocional de una persona, abrir heridas de la infancia, socavar su autoestima, afectar la comunicación con los demás y reducir su rendimiento laboral.

Los divorcios conflictivos, los accidentes, secuestros, robos, violencia, duelos, pérdida del empleo o de posesiones son algunas de las situaciones en las que se puede necesitar la ayuda de un profesional para manejarlas.

Señales
Algunos de los indicios de que necesitamos una ayuda externa son: cambios en el humor, irritabilidad, cambios bruscos en el peso corporal, insomnio o dormir demasiado.

Si se te hace difícil manejar las emociones, presentas estallidos de llanto o rabias, o fuertes miedos; tienes dificultad para tomar decisiones o sientes que una situación te desborda y se sale de las manos, es recomendable que busques ayuda.

Cuando vivimos sometidos al estrés y a prolongadas crisis políticas y económicas generalizadas, se percibe zozobra, ansiedad y desesperanza en el ambiente que nos rodea, necesitamos prestar más atención a nuestra salud mental y emocional. Necesitamos buscar ayuda para drenar las emociones sanamente, ampliar las opciones de respuestas ante las situaciones y tomar las mejores decisiones cada día.

Entre las opciones para las personas sanas figuran los talleres, las psicoterapias, los grupos de apoyo dirigidos por un especialista en el área, las disciplinas como la biodanza, la meditación, hipnoterapia, constelación familiar, terapias holísticas de equilibrio energético, etc.

Coaching
Coaching no es terapia. El coaching es una metodología en la que a través de la conversación, en especial de preguntas que hace el coach, el cliente puede darse cuenta de lo que realmente le está afectando, ver opciones y los recursos que ya tiene, decidir y emprender acciones que lo lleven a superar la situación.  Nos enfocamos en el presente, con miras a una transformación en el futuro.

En la terapia, podemos ahondar en el pasado del cliente, abordar las dinámicas familiares y las situaciones que se repiten en su sistema de familiar, etc. Podemos empleas técnicas psicocorporales que saquen bloqueos y emociones atrapadas en el cuerpo, hacer meditaciones o hipnoterapia para que salgan del subconciente contenidos que puedan estar afectando.

Podemos trabajar con los ángeles de la persona o con sus guías espirituales.

En modelos como el Análisis Transaccional y Programación Neurolingüística se le enseña al cliente cómo se forma la personalidad, cómo somos, cómo funciona la mente y las relaciones interpersonales y se brinda herramientas para el cambio de creencias, emociones, actitudes y acciones. Muchas veces, con sólo esta información y darse cuenta de lo que está detrás de la situación ya hay cambios. En otros casos no basta con darse cuenta, sino que se requiere técnicas para iniciar  y mantener las decisiones, acciones y transformaciones.

Hay tantas modalidades y enfoques de terapias como necesidades de las personas. No es por casualidad que llegas a alguna de ellas.

Qué no esperar
No esperes que el terapeuta o el coach te digan qué debes hacer. El proceso te puede abrir los ojos para que te des cuenta y tomes decisiones y acciones.  La acción, la sanación y el avance es responsabilidad del cliente.

Se proporciona herramientas para el manejo de emociones y para el cambio. Depende del cliente si las aplica o no.

No es la función del terapeuta servir de réferi en un conflicto interpersonal, ni de juez que señala quién tiene la razón, ni policía.

No esperes que el terapeuta o el coach sea "el mejor amigo" al que tienes que contarle todo. No es tu mamá, no es tu papá.

Si vas a una consulta con la idea de que tu pareja cambie, o que tu hijo cambie o que tu familia cambie, necesitas cambiar tu enfoque del asunto. Trabajamos con la persona que acude a la consulta. Si quieres que tu esposo te entienda, nos enfocamos en ti, no en él; puedes aprender otras maneras de comunicarte, por ejemplo.

Lo que sí hay que esperar de un profesional en esta área es: confiabilidad, confidencialidad, ética, empatía, respeto, puntualidad, prácticas que no fomenten la dependencia; y por su puesto formación.

Como ya sabes, nadie llega a tu vida por casualidad. Te llega el terapeuta o el coach que necesitas para avanzar o para aprender algo. En cualquier proceso, recuerda que tienes un ángel, pídele que te guíe y que asista en el proceso de transformación.

Hay ángeles laborales, de inspiración, de sanación. Pídeles y acudirán.

Un abrazo en la luz divina que nos une a todos.
publicado en mi blog Ser Espiritual de la revista www.estampas.com

viernes, 5 de febrero de 2016

Noticas de agradecimiento


¿Sabes lo que es el tarro de agradecimiento? Hace unos días me enviaron esta información y me pareció excelente.   La idea es tener en un tarro,  frasco o envase grande,  en el que irás colocando todos los días pequeñas notas de agradecimiento a Dios por las experiencias, encuentros, sorpresas, regalos y todas las vivencias hermosas que vayas teniendo.

Al finalizar el año y destaparlo, seguramente saldrán saltando los recuerdos y las alegrías con cada papelito.

Sin duda, es una manera de conectarse con el agradecimiento y con esto mantenerse en lo positivo y en alta vibración.
Se me ocurre que podría hacerse en familia, es especial con los niños. Compartir un tarro para anotar las bendiciones que vamos viviendo y leerlos juntos podría estrechar lazos, aumentar la confianza en la Divinidad y en la vida, y llenarse de optimismo.

Podríamos leer esos papelitos cada tres meses, o a mitad de año.

Hábito
El hábito de agradecer nos impulsa la salud física, emocional y espiritual. Esta es una manera divertida de fomentar ese hábito, porque escribimos todos los días,  en cualquier papelito que tengamos a la mano, incluso en una servilleta en la mesa.

Puede ser un buen complemento al diario de gratitud que también hemos recomendado en este blog.

Escribir puede relajarte, ver las cosas desde otras perspectivas, servir de catarsis y de conectarte con tus emociones más profundas.  Para los que piensan que necesitarían mucho tiempo para llevar el diario, porque consideran que implica escribir más largo, la idea del tarro puede ser atractiva.

Piensa que cada papelito es como monedas que vas lanzando en un bol y que atraen más abundancia, abundancia de experiencias enriquecedoras.

¿Qué agradecer?
Muchas veces creemos que de una situación que nos causa dolor, ansiedad, angustia o rabia no tenemos nada que agradecer. Sin embargo, es posible que al pasar el tiempo y recuerdes esa experiencia ya puedas ver algo positivo de lo vivido.

Aunque no lo veas en el momento, las situaciones difíciles pueden significar a la larga una ganancia en crecimiento personal y espiritual. Por eso podemos decir: Dios te agradezco lo positivo que pueda haber en esta situación, lo que me haga ser mejor persona.

Este ejercicio de agradecer en las situaciones difíciles nos puede preparar para aceptarla tal y como la estamos viviendo, y soltar y avanzar.

Una enfermedad, por ejemplo, nos enseña a valorar más la salud, a cuidarnos, a conectarnos con un yo más auténtico, a ser más humildes, más sensatos, etc. Agradecemos no tanto a la enfermedad, sino el bien que ella trae, la transformación que nos produce.

¿Cómo crees tú que verías ese papelito que escribiste en una situación difícil cuando ya ha pasado un tiempo? Seguramente podrás verlo con ojos más sabios.

Fe y manifestación
Agradecer es un acto de fe y un acto de manifestación.

Agradecemos el futuro y así lo decretamos como un presente. "Gracias Padre porque ya me has solucionado esta situación". "Gracias Padre porque ya me has dado la vivienda que quiero, y pronto se manifestará en el plano físico".

Gracias Dios por la existencia.

Gracias Divinidad por la humanidad.

Gracias Dios por la vida entera: la del planeta, la del universo, la de mis seres queridos de esta vida, la de mis seres queridos en todas mis vidas.

Gracias por haberme creado, y seguir creándome.

Que los ángeles de la gratitud nos bendigan y aumenten la alegría de agradecer cada día.

Publicado en mi blog Ser Espiritual de www.estampas.com

sábado, 9 de enero de 2016

domingo, 9 de agosto de 2015

Un ejercicio para la paz


Hola, vamos a tomar estos minuticos para subir de vibración. Mientras lees esto, toma una respiración profunda. Suelta el aire lentamente. Mueve el cuello, suelta las tensiones de la cara y de los hombros. Dedicamos estos minutos al bien, a Dios. Le pido a los ángeles y al Arcángel Miguel que mientras leas esto te llenen de luz y recibas las bendiciones que Dios tiene para ti.

Ahora, imagina que mientras estás leyendo empieza a entrar una luz blanca por tu cabeza que va recorriendo tu cuerpo por dentro y por fuera. Lleva la atención al corazón e imagina allí una llama, como de una vela, o más grande, o un sol...

Empieza a imaginarte viviendo una vida mejor. Sólo te conectas con la alegría. Hazlo como un niño que está disfrutando de su fantasía, con total libertad para imaginarse alegre, feliz, cumpliendo sus sueños. Sólo lo positivo. Observa sólo lo positivo, el bien que quieres para ti y para los que te rodeen. Sólo lo positivo, lo grande, hermoso, lo digno de un hijo de Dios.

Ahora amplía la pantalla de la película que te estás creando. Empieza a ver a tu país un día soleado, siente la brisa, ve las flores... pasa un automóvil con una suave música que contagia de alegría. Hay confianza entre las personas que se cruzan en la calle, en los semáforos, hay un ambiente de paz, alegría, comodidad, abundancia. Hay calles limpias, hay un aire limpio. Pasa un autobús escolar y se oyen las risas de los niños. Hay paz, abundancia de todo lo bueno, hay alegría. Se siente un aire de espiritualidad; como un día en que muchos, muchos han rezado, han orado, han agradecido la vida, un día de comunión, como en Semana Santa, pero con mucha, mucha alegría y paz.
Te das cuenta de que no es solamente imaginación, sino que lo estás sintiendo, lo estás viviendo y como hijo de Dios, lo estás creando. Estás creando paz, alegría y confianza en este mismo momento; con el poder de tu mente, aunada a seres de luz, a ángeles y Arcángeles, unidos con otros que están haciendo el mismo ejercicio de paz, de crear un mundo mejor... Tu mente es poderosa porque eres hijo de Dios. Cuando tú visualizas con la intención de unirte a Dios, a las fuerzas del bien, es Dios quien está visualizando a través de tu imaginación; y cuando Dios ve, es un decreto irrevocable de que se manifieste esa visión en el plano físico. Así es. Usemos este poder para ayudarnos a crear desde altos planos de energía, conjuntamente con las acciones que tengamos que emprender en el plano físico.  Hazlo, confía...

En este momento, me uno a ti y a todos los seres que estén orando, meditando, creando un mundo mejor, un planeta mejor para todos... nos unimos a todos los ángeles, a nuestro amado maestro Jesús, a la Virgen María,  y en especial al Arcángel Miguel.  Te pedimos Padre-Madre Celestial, Divinidad hecha ángeles y arcángeles que nos hagas instrumento de tu luz divina, para que canalicemos y manifestemos el bien, para que cumplamos tu voluntad divina, que estamos seguros es el bien para todos.

Te pedimos Arcángel Miguel que cortes con tu espada de fuego azul toda oscuridad de nuestra mente, emociones y acciones; de cada uno de nosotros y de nuestro país, nuestro continente y nuestro planeta... corta y libera toda duda de que estamos avanzando, corta y libera, transmuta y disuelve todo lo que nos aleje de la honestidad, el amor, la inteligencia, la rectitud, la bondad, la paz, la justicia y la abundancia de todas las bendiciones que Dios nos quiere dar.

Que la unión de todo el poder de Dios, el poder que mueve a los planetas y a la naturaleza entera, que el Gran Poder de Dios se manifieste para limpiar y purificar y restablecer la luz aquí y ahora. Amén. Gracias ángeles y arcángeles, gracias Jesús, gracias Virgen María, gracias Dios.

martes, 7 de julio de 2015

La pareja como escuela


Siendo la vida en pareja una parte destacada en las prioridades de muchos seres   humanos, bien vale la pena analizarla desde un punto de vista global, integrando los aspectos psicológico, familiar y espiritual.

Por Teresa León
Tener pareja es para muchos una fuente importante de cariño, la base para lograr una familia propia, la seguridad de disfrutar de compañía en la vejez, la satisfacción de las necesidades fisiológicas y hambres psicológicas, la piedra angular para la autorrealización y un largo etc. Para algunos, es primordial, no sólo una de las distintas áreas de sus vidas. 
Hay personas que deciden vivir felizmente solas. Hay que diferenciar a éstas de las que sí quieren tener un relación armoniosa y satisfactoria, pero a pesar de buscarla o intentar mantenerla no la han logrado. ¿Por qué convive con esa persona actualmente? ¿Por qué, a pesar de haberlo intentado tanto, no ha logrado tener una pareja adecuada o estable? Muchas personas, cuando miran hacia esa área de sus vidas, no se plantean ningún tipo de preguntas sobre sí mismos, sus patrones familiares, decisiones previas, miedos, misión de vida, etc. Hay tendencia a pensar que las respuestas -ya sea que se le ponga el nombre de culpa, responsabilidad o causalidad- están sólo afuera. Algunos atribuyen lo que han vivido solamente a una cuestión de suerte y del destino, en la que no tienen ninguna injerencia sus creencias, pensamientos, emociones y actitudes.

En momentos de crisis por una mala relación o por sentirse en una profunda soledad tal vez no sea alentador escuchar que conviene hacerse preguntas sobre uno mismo y sobre lo que podemos estar haciendo para mantenernos en esa situación.

Pero bien vale la pena tomar el área de la pareja como una escuela para conocernos, crecer como persona y tener mejores relaciones. Podemos asumir al compañero como un maestro que nos hace ver cosas de nosotros mismos, y estas pueden incluir el miedo a separarnos o la necesidad de poner límites.

"Yo no tengo la culpa de que todos hayan sido así: hombres con "mamitis", dependientes de la aprobación de su mamá, egoístas, improductivos", señala María Nava, mujer profesional de 35 años de edad, quien por su crianza y personalidad termina asumiendo el papel de mamá y enfermera de sus compañeros sentimentales, hasta que explota por las cargas e insatisfacciones y luego se separa. ¿De dónde aprendió ella que ese era el papel que tenía que asumir en pareja?

Aprendemos por modelaje, viendo cómo se comportaba una figura significativa en nuestra infancia. También adquirimos un patrón de creencias y conductas cuando, consciente o inconscientemente, nos los inculcan en la familia.

¿Mejor solo?
Debido a lo que veían y escuchaban en sus familias durante su infancia, hay personas que recibieron mensajes contundentes y repetitivos con los que llegaron a la conclusión de que no eran dignos de ser amados, de que no conseguirían a nadie que los quisiera. Aprendieron que era mejor no acercarse a la gente, que era "mejor solo que mal acompañado". Estas personas pueden haber quedado programadas para que les vaya mal o para quedarse solas.

En el libro Las mujeres que aman demasiado, la terapeuta y escritora estadounidense Robin Norwood explica que las esposas y novias de sus pacientes alcohólicos le "clarificaron el increíble poder y la influencia de sus experiencias infantiles sobre sus patrones para relacionarse con los hombres". Muchas de ellas desarrollaron en la niñez la tendencia que mostrarían de adultas de entablar relaciones problemáticas y nocivas.

Si en su infancia una persona era rechazada y sentía que nadie la quería, puede haber aceptado la idea de que era mejor no acercarse para no sufrir el rechazo; y tomó esa idea como una orden: quédate sola. Es posible que se case varias veces, o que enviude a temprana edad, o que simplemente nunca se establezca en pareja y termine sola. Muy en el fondo sigue oyendo esa voz que le dice "no eres digna de amor".

Claro está que las relaciones reflejan la riqueza y complejidad del ser humano y no todas responden a la necesidad inconsciente de resolver algo del pasado.
Sin embargo, hay experiencias de la infancia que quedan grabadas como una impronta en la persona. Estas, junto con las decisiones que se tomaron al respecto, marcan pautas de conducta en las emociones y creencias en la vida adulta. Aunque la persona las haya olvidado, estas decisiones siguen estando allí y funcionan como un programa en su disco duro mental que la lleva a alejarse de un tipo de personas y atraer y acercarse a otras en particular, aunque éstas las mantengan en relaciones insatisfactorias. Los conflictos no resueltos de la infancia con alguno de los padres, por ejemplo, pueden reflejarse en la pareja. También las experiencias en la edad adulta pueden llevar a una persona a pensar que una vida armoniosa en pareja es imposible y a decidir no intentarlo. De ahí que conviene que el análisis también abarque esta etapa.



El yo actual
¿Por qué y para qué quiere una pareja? Los motivos pueden ser: para llenar un vacío, por miedo a la soledad, para satisfacer las necesidades económicas o tener a alguien a quien cuidar. Entonces, más que querer a otro buscará resolver una situación, colocando a la pareja como salvavidas. Detrás de ello puede ocultarse la falta de amor propio, de conocer sus potencialidades y capacidades para resolver su vida.

Como señala el psicoterapeuta argentino Jorge Bucay en el libro Amarse con los ojos abiertos: "Muchas personas buscan pareja como medio para resolver sus problemas ¡Qué terrible error! Cuando elijo a alguien como pareja con estas expectativas termino inevitablemente odiando a la persona que no me da lo que yo esperaba. La propuesta es resolver mi propia vida sin esperar que nadie lo haga por mí".

¿Cómo está su autoestima? ¿Cree que merece una buena pareja o en el fondo piensa que si es adecuada, no se fijará en usted? ¿Tiene que dar el doble de lo que da el otro para sentir que merece el cariño y la atención o considera que se lo merece todo y no tiene que hacer nada para cultivar una relación satisfactoria?

Ying - Yang… yo
El equilibrio interno entre nuestro lado femenino y el masculino, entre lo que recibimos y damos, entre lo suave y lo fuerte atrae ese equilibrio en una pareja externa. Nuestra salud mental y emocional atrae a personas con niveles de sanidad similar.

¿Qué cambio interno podría emprender para lograr un cambio en sus relaciones de pareja? Las respuestas no están todas afuera. "Es muy diferente encarar los conflictos que surgen en una relación con la actitud de revisar 'qué me pasa a mí', que enfrentarlos con enojo pensando que el problema es que estoy con la persona inadecuada", señala Bucay. "Muchas parejas terminan separándose a partir de la creencia de que con otro sería distinto y se encuentran con situaciones similares, donde el cambio es sólo el interlocutor", añade.

Si tomamos el área de la pareja como una manera para conocernos y sanarnos tendremos más armonía y riqueza en ese aspecto de nuestras vidas. ¿Qué tipo de relación de pareja desea? ¿Cómo quiere que sea: amoroso, comprometido, generoso…? Cabe preguntarse entonces si es usted una persona amorosa, comprometida y generosa.

Quiérase primero
El tema de la pareja es complejo, no hay recetas únicas que funcionen para todo el mundo.

Sin embargo, hay elementos que ayudan a esclarecer el tema. Uno de ellos es el amor. No basta que haya amor para que una relación funcione, si no tenemos amor por nosotros mismos difícilmente lo sentiremos por el otro, por lo que el primer amor a cultivar y mantener es ese que constituye la base de nuestra autoestima. Es ese amor quizás uno de los puntos de partida para poder ser y tener una pareja armoniosa. Si nos valoramos podemos plantearnos mejorar como personas, ser asertivos para poner los límites con respeto y darnos oportunidades sin criticarnos por las equivocaciones y por lo que otros llaman "fracaso". Mientras mejores personas seamos, mejores relaciones tendremos.
Publicado en www.estampas.com